Deposito de GNL en una tractora

El sector transporte consumirá el 10% del gas natural comercializado en 2030.

El uso del gas natural como combustible, tanto para el transporte por carretera como para el marítimo, retirará de la demanda, en solo 15 años, cerca de 1.500.000 barriles diarios de petróleo para su consumo como carburante.

Así lo recoge el estudio ‘LNG in Transportation: Challenging Oil’s Grip’ elaborado por IHS, organización desde la que prevén a raíz del mismo un crecimiento significativo y un mayor peso del mercado del gas natural como fuente de energía para el sector transporte, ya que auguran que la mayor adopción se producirá «en aplicaciones de alto consumo de combustible, tales como camiones y barcos». 

Está situación vendrá motivada por una combinación de factores ambientales, tecnológicos y comerciales, en el que el beneficio económico a largo plazo para las flotas de camiones será el principal desencadenante para la adopción de los transportistas.

Y, sin embargo, desde IHS Energy reconocen que la caída de los precios del petróleo experimentada durante el último año han permitido una visión más realista del futuro de este sistema de propulsión, ya que las expectativas sobre el mismo eran demasiado optimistas.

Por otro lado, si bien es cierto que 1.500.000 barriles diarios no suponen ni un 2% de los 93.600.000 barriles que se comercializan a diario actualmente, según cifras de la Agencia Internacional de la energía, cabe recordar que un exceso en la oferta de sólo un millón de barriles en el tercer trimestre de 2014 provocó el desplome de los precios. 

Más en el transporte por carretera que en el marítimo

El estudio estima que los camiones necesitarán en 2030 más de 81.000 millones de metros cúbicos de gas natural, registro en el que se incluyen conjuntamente el licuado y el comprimido, mientras que el transporte marítimo demandará cerca de 17.000 millones de metros cúbicos de GNL en ese mismo año.

Así, el transporte por carretera quintuplicará al marítimo en este ámbito y, juntos, sumarán el 10% del total del gas natural que se comercialice a nivel mundial dentro de 15 años.