Cartel anunciador de la zona industrial de Las Aletas en Cádiz

Cartel anunciador de la zona industrial de Las Aletas en Cádiz

El proyecto de Las Aletas, planeado en Puerto Real tras el cierre de Delphi vuelve a tomar aire para iniciar de nuevo la carrera. El Consejo de Ministros aprobará el próximo 13 de febrero la nueva reserva demanial que permitirá dar luz verde, tras ocho años de paralización, al ‘Proyecto Aletas’, con el que se creará un área de actividades económicas en la Bahía de Cádiz.

Más de un año ha sido necesario para dar este paso que permitirá desarrollar este proyecto, que se ha visto comprometido por sentencias judiciales desfavorables y un fuerte rechazo de los grupos ecologistas, que ya han anunciado que volverán a recurrir a los tribunales.

Según informó este viernes el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la nueva reserva sustituirá a la que fue anulada por una sentencia del Tribunal Supremo de octubre de 2009, paralizando el proyecto de creación de un parque logístico y tecnológico en el territorio gaditano de Aletas.

Si la tramitación sigue su curso sin interferencias, será en dos años cuando las máquinas volverán a los terrenos para su desarrollo.

El objetivo de este proyecto es la expansión de actividades productivas, diversificar el tejido industrial, atraer nuevas actividades que aprovechen sinergias de su situación y que puedan contribuir al crecimiento cuantitativo y cualitativo del empleo en la zona.

La subsecretaria del Ministerio de Hacienda, Pilar Platero, presidió este viernes la reunión del Consejo Rector del Consorcio de las Aletas, en la que ha presentado el borrador de declaración de una nueva reserva demanial en los terrenos de dominio público de esa zona gaditana.

En el expediente de declaración de esta reserva se tienen en cuenta las líneas esenciales que demandaba la sentencia del Tribunal Supremo que anuló la anterior.

Así, se incorpora una justificación exhaustiva de que el territorio de las Aletas es el único adecuado para conseguir las finalidades perseguidas en el proyecto y se fija un plazo temporal de duración de la reserva de 75 años.

Además, se precisan las obligaciones de restituir los terrenos al estado anterior al de declaración de reserva cuando finalice la misma. La superficie objeto de reserva se destinará principalmente a actividades logísticas portuarias y de transporte intermodal.