El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación estima que existe un amplio campo de mejora en el ámbito de las normas sanitarias que se aplican al transporte de animales vivos.

En este sentido, esta misma semana ha abierto plazo de consulta pública, hasta el próximo 3 de marzo, con el fin de recibir propuestas para modificar el Real Decreto sobre normas de sanidad y protección animal durante el transporte.

En concreto, del Departamento Ministerial parte de la idea de que la normativa de la Unión Europea es poco precisa en lo relativo a las condiciones de bienestar animal que deben cumplir los puntos de salida, así como de los operadores que desarrollan su actividad en dichos lugares.

Según el Ministerio, la experiencia práctica ha demostrado que las operaciones de exportación de animales vivos a través de puertos y aeropuertos son complejas y que en ellas intervienen un gran número de operadores de naturaleza diferente, por lo que una organización deficiente o la falta de responsabilidades claramente definidas pueden afectar de forma negativa al bienestar de los animales.

Con los cambios en la norma se pretende aclarar las obligaciones y responsabilidades de cada uno de los operadores que participan en este tipo de movimientos para asegurar que el bienestar de los animales no se vea perjudicado en ningún momento.

De igual manera, también se pretende crear un registro nacional de todos los actores que participan en el transporte de animales, así como de los certificados de competencia y las personas que los tienen dificulta la aplicación de los controles y el intercambio de información entre las administraciones implicadas, para integrar toda la información en la base de datos nacional que facilite la labor de control oficialde la autoridad competente.

Por último, también se quiere aclarar algunos aspectos como el plazo durante el que deben guardarse los registros de temperatura o la gestión del plan de contingencia establecido en el reglamento comunitario, entre otros.