Ya antes de la crisis del Covid-19, la tecnología de comunicaciones inalámbricas estaba en pleno desarrollo, principalmente en lo que se refiere a las redes 5G, pues prometen múltiples posibilidades para la generación de dispositivos conectados inteligentes.

El avance en estas tecnologías es clave para mejorar la visibilidad y la eficiencia operativa, así como para acelerar la automatización, pues el WiFi, el Bluetooth, las redes LPWAN o los satélites LEO están siendo convenientemente mejorados para su uso industrial.

Esto supone un paso más hacia una nueva realidad en la que todos y todo estén conectados en cualquier sitio, según explican desde DHL en su informe ‘La nueva generación de la comunicación inalámbrica en la logística‘, que profundiza además en el futuro del Internet de las Cosas.

En una encuesta reciente entre 800 responsables de la cadena de suministro, el 60% confirmaron que la visibilidad de la cadena de su negocio era actualmente insuficiente. Los mayores problemas están relacionados con la visibilidad de extremo a extremo, la falta de una plataforma que centralice las iniciativas IoT, y la fragmentación de los datos recogidos.

Objetivos

No obstante, el 75% planea implementar al menos una tecnología inalámbrica de nueva generación en un futuro cercano. El objetivo es que cada envío, activo o infraestructura esté conectado a través de las redes disponibles y sensores de alto rendimiento, para una automatización altamente eficiente, una mejora de los procesos, una resolución de los incidentes más rápida, y una mejor calidad de servicio para clientes B2B y B2C.

Además, los vehículos autónomos necesitan redes de comunicación fiables, que una vez desarrolladas por completo, permitirán la generalización de este tipo de transporte. En lo que se refiere a la tecnología predictiva, es importante contar con sistemas de aprendizaje automático e inteligencia artificial.

Aunque la mayor parte de las predicciones se realizan con tecnologías que ya resultan familiares, la conectividad verdaderamente universal requerirá enfoques que puedan ofrecer una mayor capacidad, mayor alcance, velocidades más rápidas, una mejor eficiencia energética y menores costes.