El Tribunal Administrativo Central de Recursos Administrativos Contractuales ha acordado la inadmisión del recurso interpuesto por Gesnaer Consulting contra la adjudicación del concurso de explotación y mantenimiento del aeropuerto de Castellón a SNC-Lavalin por «falta de legitimación«.

Así, avala las decisiones del órgano técnico de valoración, confirma la legitimidad del concurso, desestima las pretensiones de Gesnaer y alza expresamente «la suspensión acordada según el artículo 47.4 del Texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público«, según ha informado el Consell en un comunicado.

Contra esta resolución del Tribunal no caben más recursos en la vía administrativa, lo que «abre las puertas» a la firma del contrato entre Aerocas y SNC-Lavalin, para la culminación del proceso de apertura del aeropuerto de Castellón.

En la reunión de trabajo mantenida entre ambas empresas, en la que ha participado el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, se ha acordado que la firma se realizará en la primera quincena de mayo con el objetivo de poner en marcha cuanto antes el aeropuerto.

La resolución del Tribunal se fundamenta en esencia en la «falta de legitimación» de Gesnaer para cuestionar la exclusión de su oferta, presentada en conjunto con otras tres empresas, y la adjudicación a favor de SNC-Lavalin.

Falta de legitimación

Esa falta de legitimación la aprecia el Tribunal a la vista de las manifestaciones de Marina D’Or, una de las empresas integrantes de la agrupación de empresas expresadas tanto ante Aerocas como ante el propio Tribunal, en el sentido de que «acata de forma definitiva el acuerdo de adjudicación realizado por el órgano de contratación a favor de SNC Lavalin».

Es decir, para el Tribunal, resulta «indubitado que Marina D’Or no apoya el recurso especial formulado por Gesnaer».

Según el Consell, esta decisión no hace sino «poner de relieve que Gesnaer por sí sola no cumplía los requisitos establecidos en el Pliego, razón por la cual tuvo que promover una agrupación de empresas para dar cumplimiento a los mismos y, en particular, acudir a Marina D’Or que era el socio que le otorgaba la solvencia económica precisa para licitar».

A la vista de todo ello, la Generalitat considera que «es correcta, rigurosa y conforme a Ley» la decisión adoptada por Aerocas de adjudicar el concurso a la mejor oferta, presentada por una de las «primeras» empresas de Europa en la gestión privada de aeropuertos, como es SNC-Lavalin, que se encargará de la gestión del aeropuerto de Castellón durante los próximos 20 años.