evolucion precio gasoleo semana 26 2014

El litro del gasóleo marca una subida del 1,5% en la última semana y se sitúa de media de 1,34 euros, un nivel desconocido desde finales de febrero.

Este combustible, consumido por cerca del 80% del parque automovilístico, cuesta ahora un 1,2% menos que en enero, pero un 0,5% más que en la misma semana del año pasado.

Por otro lado el precio del litro de gasolina se ha situado en 1,448 euros de media, lo que supone no solo el máximo de este año, sino también el mayor nivel desde septiembre de 2013, según datos recogidos a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

La gasolina alcanza esta cota a unos días del inicio de las vacaciones de julio para millones de españoles. La gasolina se encareció un 1,4% en la última semana y su precio es ahora un 2,9% superior al de enero, así como un 1,6% superior al de la misma semana del año pasado.

La escalada de tensión en Irak ha espoleado la cotización del crudo en las últimas semanas, aspecto que ha incidido en los precios internacionales de los carburantes. Así, el encarecimiento del petróleo se ha acelerado especialmente la semana pasada. Desde ese momento, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 114,3 dólares, mientras que el Texas ‘sweet light’ americano se cambiaba a 106,22 dólares.

Los precios de los combustibles en Europa

En España, los combustibles en origen son más caros que en la Unión Europea, pero los impuestos son más bajos.

En cuanto a los preciso del gasóleo en Europa, experimentan alzas generalizadas. Así el país de europeo con el menor precio en el gasóleo de automoción es una semana más, Luxemburgo con 1,204 euros por litro mientras que el gasóleo más caro se encuentra en el Reino Unido, con 1,695 y en Italia con 1,637.

La diferencia no se explica muy bien, máxime si se tiene en cuenta que España es una potencia en refino, ya que produce más gasoil y gasolina de la que consume, exportando la diferencia.

Sin embargo este mayor coste se compensa con unos menores impuestos y así, una vez aplicados los tributos, el precio final se sitúa por debajo del resto de europeos. En España, en cada litro de gasoleo, los impuestos suponen el 45,2%, frente al 50,2% de media.