El mercado logístico catalán ha cerrado el segundo trimestre de 2020 con un nivel de contratación de 92.000 m², un 14,8% menos que hace un año, cuando se alcanzaron los 108.000 m².

Pese a que el impacto de la crisis sanitaria, los datos de Savills Aguirre Newman también demuestran que el mercado catalán ha mostrado una fuerte resiliencia y ha retrocedido menos de lo esperado.

Con más detalle, este trimestre se ha caracterizado por la contratación de espacio de menor volumen, con una operación media sobre unos 5.300.

Al mismo tiempo, en el período también se han producido algunos contratos de alquiler temporales para hacer frente a la demanda puntual de superficie logística de sectores como alimentación y farma por la crisis sanitaria.

Con respecto al número de operaciones, entre abril y junio se han formalizado 18 contratos de alquiler de superficie logística, frente a los 17 del mismo periodo de 2019.

Así mismo, durante estos tres últimos meses, cabe destacar la contratación de varios proyectos llave en mano y los proyectos de empresas como Pastoret y Floret, de autopromoción.

En el conjunto del semestre, la contratación se situó cerca de los 200.000 m², frente a los 336.000 m² del primer semestre de 2019, con un total de 38 operaciones de enero a junio de este año, frente a las 32 del mismo periodo de 2019.

El stock disponible, producto disponible de calidad, sigue siendo bajo en Catalunya, situado en torno al 3%, aunque en los últimos tiempos se vienen sumando nuevas alternativas en la tercera corona con disponibilidad inmediata.

Pese al contexto actual, los promotores mantienen su interés por el mercado catalán y, al tiempo, los inversores siguen activos y en busca de operaciones en rentabilidad.

En este marco incierto, el cierre de operaciones se está demorando por la situación actual, aunque la consultora estima que que el segundo semestre será muy activo.