El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, se reúne este lunes con empresas, sindicatos y los presidentes de Galicia, Asturias y País Vasco para analizar la situación del sector naval ante la posible devolución de las ayudas fiscales recibidas hasta 2011.

Las reuniones tendrán lugar por la tarde y se celebrarán en dos convocatorias, la primera con la patronal de los astilleros privados Pymar; el Lehendakari, Íñigo Urkullu, y los presidentes de Asturias, Javier Fernández, y Galicia, Alberto Núñez Feijoo, y una segunda con representantes de las federaciones de industria de UGT y CCOO.

Sin duda, hay preocupación en el sector naval español tras las declaraciones la semana pasado del comisario de Competencia, Joaquín Almunia, en las que anunció que va a proponer a la Comisión Europea que España devuelva las ayudas fiscales a la financiación de la construcción naval, conocidas como “Tax Lease”.

Estas bonificaciones fueron declaradas ilegales en 2011, tras una denuncia de Holanda y la devolución de los importes disfrutados entre 2005 y ese año supondría el desembolso de unos 3.000 millones de euros.

Esta decisión, que se tomará el próximo 17 de julio, ha provocado el unánime rechazo del Gobierno, los ejecutivos autonómicos, los astilleros y los sindicatos, que aseguran que la devolución de los incentivos supondrá el cierre de todas las empresas y la desaparición de 87.000 empleos.

De hecho, el ministro Juan Manuel Soria ha reclamado a Almunia y a Bruselas una “rectificación” de la posible sanción por el daño “irreparable” que causará en el sector naval y en la economía española. Por su parte, el presidente de Pymar, Álvaró Platero, acusó al comisario español de “abocar al cierre inmediato a los 19 astilleros de España y al final de la construcción naval” de la que dependen 87.000 empleos.

Hay que destacar que el montante de las ayudas recibidas en forma de desgravaciones fiscales ronda los 3.000 millones de euros lo que en opinión de Pymar “supondrá la ruina de los astilleros, no sólo por por la  devolución misma de la ayudas, sino porque les dejará sin financiadores que les apoyen de cara al futuro y sin compradores que quieran volver a contratar con ellos”.

El dinero no lo devuelven los astilleros

Sin embargo, la visión de Almunia es diferente pues según dijo durante una conferencia que dio la semana pasada en Madrid, la devolución de las ayudas no recaerá sobre los astilleros, sino sobre los beneficiarios de las mismas que fueron los inversores y navieros que compraron los buques a los astilleros españoles.

En cualquier caso, la intención del Gobierno no es recuperar el antiguo sistema de bonificación, porque hay que recordar que ya está en vigor un nuevo «tax-lease» que cuenta con el visto bueno de Bruselas, sino evitar la devolución de las ayudas, como hizo Francia en 2005, tras la apertura de un expediente similar.