La paquetería se constituye como uno de los segmentos de actividad logística con mayor crecimiento en los últimos años gracias en gran medida al incremento en los volúmenes de comercio electrónico, que han disparado la actividad de este sector especialmente en algunos mercados como el asiático.

En 2017, el segmento de paquetería tuvo una cifra de negocio a nivel global de 350.000 millones de dólares, 286.205 millones de euros al cambio, un 12,9% más que en 2016, cuando, según los datos de un estudio elaborado por una conocida consultora británica, alcanzaron los 310.000 millones de dólares, equivalentes a 253.475 millones de euros.

El trabajo identifica al comercio electrónico como el principal motor de crecimiento para el segmento de paquetería en todo el mundo. Los envíos asociados a e-commerce han crecido un 25% anual en 2017, hasta alcanzar los 230.000 millones de dólares al año, con los Estados Unidos, el Reino Unido, China y Japón como principales actores de esta área.

Por zonas geográficas, el informe revela que América del Norte y Europa acaparan el 50% del negocio de paquetería a escala mundial, mientras que Asia representa otro 40% y creciendo a gran ritmo. En este sentido, solo China representa un 60% del volumen total de la cifra de negocio del segmento de paquetería en todo el continente asiático.

Integradores, operadores postales y empresas de paquetería

El análisis aborda el mercado internacional de paquetería para llegar a la conclusión de que los integradores alcanzan una cuota del 37% de la cifra de negocio del sector, mientras que los operadores postales suponen un 24% y el 39% restante queda en manos de empresas privadas de paquetería.

Así mismo, UPS y FedEx, gracias sobre todo a la fortaleza del mercado estadounidense, así como DHL son los tres actores que dominan el segmento a nivel mundial por cifra de negocio.

Como tendencias de mercado, el informe resalta que a medida que las empresas de comercio electrónico afinan sus servicios de última milla, incluso con incursiones en la distribución y el reparto, lo que refleja que la logística es un elemento estratégico para su negocio, las empresas de paquetería tienden también a aumentar sus inversiones en tecnologías de la información.

El objeto no es otro que optimizar sus operaciones y aportar servicios de valor añadido, en un mercado muy competitivo, marcado por cadenas de suministro cada vez más globales y complejas, pero en el que los ajustes de producción cada vez más finos hacen que la distribución aumente su dependencia de los servicios de paquetería.

Por último, el trabajo prevé que este sector siga creciendo hasta 2022, con China como principal actor a partir de 2019.