Avituallamiento fondeo en el puerto de Algeciras

Para Aesba, es «ridículo» que haya que atracar el buque para realizar ciertas operaciones.

La entrada en vigor del Código Aduanero Único (CAU) está impidiendo a las empresas de servicios del puerto de Algeciras que sigan realizando sus operaciones de avituallamiento o recogida de material a buques de terceros países fondeados en la bahía, según señalan desde la Asociación de Empresas de Servicios de la Bahía de Algeciras, Aesba. 

Desde la asociación advierten que esto está provocando que ya no se puedan realizar numerosos movimientos que han pasado a ser considerados actividades de importación y exportación y no existir control aduanero.

Las autoridades aduaneras, atendiendo a la nueva regulación, no permiten que se “exporten” o “importen” materiales desde un barco a unas instalaciones, ya sea otra embarcación o algunos muelles sin recinto aduanero, que no estén reguladas aduaneramente. Por tanto, la única solución es hacer estas operaciones con el buque atracado.

“Esto es totalmente inviable. Cómo vamos a decirle a un barco de 300.000 toneladas que tiene que atracar en puerto para soltar una lancha salvavidas o un extintor para su revisión. Para estas operaciones en fondeo no se necesita ni práctico, ni remolcador y el barco permanece menos tiempo en el puerto. Es ridículo, ha asegurado el presidente de Aesba, Manuel Piedra.

Piedra ha añadido que estos servicios representan muchos movimientos y una gran actividad para estas empresas y “la Autoridad Portuaria no tendría capacidad para colocar estos barcos en atraque”.

Permitido en muelles cerrados

Este normativa comunitaria, por tanto, sólo permite realizar estas operaciones de servicio al barco en muelles cerrados como APM Terminals, TTI o Acerinox. “Sin embargo, no se toma en consideración la idiosincrasia del puerto de Algeciras, donde existe una actividad tan importante y en la que están implicadas tantas empresas de servicios”, aseguran desde la asociación. 

Según indicael presidente de Aesba, esta situación está provocando cada vez más el desvío de estos tráficos a Gibraltar: “Había unas autorizaciones provisionales por parte de Aduana que se han ido suprimiendo paulatinamente hasta que ya, definitivamente, hace poco más de una semana ha dicho que no”, señala.

Estos materiales, por tanto, están entrando por Gibraltar y el negocio se está quedando allí. “No podemos jugar porque la pelota está en el aire y estamos perdiendo mucho dinero”, ha indicado Piedra.

Aunque sea en atraque, en las instalaciones de Campamento tampoco se permite al ser una zona abierta y no controlada. “Entendemos que esta es una normativa comunitaria, pero Aduanas y Autoridad Portuaria deben poner los medios necesarios físicos y tecnológicos para que podamos seguir con nuestros negocios”, ha añadido.

Desde Aesba ya han trasladado su preocupación por esta situación tanto a Aduanas como a la APBA.