El último ‘Prime Day’ que Amazon ha celebrado en 19 países de todo el mundo ha generado para los colaboradores comerciales que venden sus productos en el ‘marketplace’ una facturación que supera en total los 3.500 millones de dólares, unos 2.980 millones de euros al cambio.

La cifra implica un incremento con respecto a la misma jornada de 2019 de casi un 60%, con ventas en España, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Países Bajos, Reino Unido, Singapur y Turquía.

Entre las categorías más vendidas en esta cita promocional del gigante norteamericano del comercio se encuentran las de hogar, electrónica, nutrición y bienestar, así como artesanía y manualidades.

Por productos, los más demandados han sido ropa de cama, accesorios wireless, nutrición y bienestar, artesanía, y cuidado de la salud.

En España, los productos más vendidos por las PYMEs del país en esta cita han sido de las categorías de hogar, electrónica y droguería.

Las ventas en una de las citas comerciales más importantes del año para la norteamericana certifican el papel que está jugando el comercio electrónico a escala planetaria para atender una demanda cambiante en un entorno marcado por las dificultades que impone la pandemia.