De desigual se puede calificar el seguimiento de la huelga en el sector logístico en la provincia de Guadalajara durante el primer día de reivindicación laboral, a pesar de que desde los sindicatos califican de éxito el primer día de huelga, “con un seguimiento mayoritario en las principales naves logísticas como son Logitec, DHL, Leroy Merlin o Inditex”.

Sin embargo en otras empresas la repercusión ha sido menor, lo que ha permitido mantener la jornada laboral, dentro de una «cierta» normalidad.

Según UGT, sindicato que ha convocado la huelga, “la competencia desleal que se produce entre las propias empresas del sector está originando, un continuo recorte en la aplicación del convenio”.

La incorporación al convenio “del descanso del bocadillo” y tres días para asuntos propios, así como la oposición a nuevas contrataciones, en condiciones especiales dentro del convenio de logística, constituyen los principales puntos de divergencia.

Frente al diagnóstico que se hace desde los sindicatos, de una situación de deterioro de las condiciones laborales en el sector, como consecuencia “de la externalización de los procesos productivos a través de empresas multiservicios que escapan al convenio colectivo sectorial”, desde la patronal UNO se estima que las medidas que plantea UGT dañan al sector, haciéndolo menos competitivo y oscureciendo su viabilidad futura”.

Huelga injusta y desproporcionada

A este respecto, en un comunicado emitido a última hora de este pasado lunes, desde la Organización Empresarial de Logística y Transporte, se desmentía “con total rotundidad” que se hubiera llegado a “ningún tipo de acuerdo o preacuerdo con UGT respecto al Convenio Colectivo de Operadores Logísticos de Guadalajara”, como al parecer, el sindicato indicaba en un comunicado.

La visión que se tiene de la situación desde UNO, difiere sustancialmente del diagnóstico sindical, después de casi un año de negociaciones, con el objetivo de “dotar al convenio sectorial de herramientas para que sea más competitivo y así poder mantener al mayor número de empresas y trabajadores”.

En opinión unánime de las empresas de UNO, “los sindicatos han incumplido su compromiso de continuar negociando y no han trasladado a la organización empresarial ninguna propuesta para mejorar la competitividad del sector”.

Por el contrario, plantearon una tabla de reivindicaciones que incrementaban notablemente el coste del convenio colectivo, “que en muchos casos es más caro que el convenio propio de nuestros clientes”.

Desde UNO se califica la huelga de injusta y desproporcionada,porque pone en peligro real el futuro de un sector que apuesta por el crecimiento de empleo con derechos laborales amparados en un convenio colectivo sectorial”.

El convenio colectivo, en opinión de la patronal, debe ofrecer seguridad a los trabajadores de Guadalajara, “siendo competitivo y manteniendo los actuales derechos y el empleo de los trabajadores del sector, en línea con las negociaciones interconfederales de sindicatos y patronales”.