La carrera por desarrollar buques autónomos sigue acrecentándose, tras conocerse que en octubre se pondrá en servicio el portacontenedores AV Zhi Fei, construido en China y con una capacidad de 300 TEUs.

Esta embarcación, que cubrirá una ruta de corta distancia entre Dongjiakou y Qingdao, tiene 117 metros de eslora y puede alcanzar una velocidad máxima de 12 nudos.

Ha sido desarrollada por Navigation Brilliance Technology en colaboración con Dalian Maritime University y el Instituto de Investigación China Waterborne Transport.

Precisamente Navigation Brilliance ya había realizado algunas pruebas previas con un buque de menor tamaño, el Zhi Teng, para comprobar su tecnología de navegación, y pretende encargar otros portacontenedores autónomos más grandes, con capacidad para entre 500 y 800 TEUs, si funciona este nuevo proyecto.

También en China, Yunzhou Tech ha colaborado con Zhuhai Port Shipping en el desarrollo de una flota de buques no tripulados para el transporte de mercancías, que se utilizarán principalmente para el transporte fluvial.

También en Europa

En el mercado europeo, entrará en servicio antes de que acabe el año el portacontenedores autónomo noruego Yara Birkeland, con capacidad para 120 TEUs, que operará entre Herøya y Brevik.

Asimismo, la Fundación Nippon de Tokio está respaldando el desarrollo de buques autónomos con el objetivo de que constituyan hasta el 50% de la flota japonesa para el año 2040.

Como parte de este programa, NYK empezará a realizar pruebas en el mes de febrero de 2022 con un portacontenedores autónomo que navegará por sí solo desde Tokio hasta el puerto de Ise.

Igualmente, la naviera ha estado probando esta tecnología en uno de sus car-carriers, mientras MOL quiere comercializar gran parte de la tecnología autónoma que ha estado desarrollando en los últimos años.