El puerto de Algeciras encarga evaluación de la ampliación del calado en Isla Verde Exterior

Con este contrato se analizará desde el punto de vista medioambiental una posible ampliación del calado en el acceso a Isla Verde Exterior para facilitar la entrada de grandes portacontenedores en condiciones de alta ocupación.

Miércoles, 02/03/2022 por CdS

El puerto de Algeciras quiere prepararse para las nuevas generaciones de portacontenedores.

La mesa de contratación de la Autoridad Portuaria de Algeciras ha propuesto adjudicar el contrato de asistencia técnica para la redacción del estudio de impacto ambiental del proyecto de mejora de calado en el Bajo del Mar de Isidro a la consultora madrileña Tecno Ambiente, única oferta presentada al procedimiento, por un importe de 39.400 euros y un plazo de ejecución de un año.

La Autoridad Portuaria de Algeciras estima que las nuevas generaciones de portacontenedores de más de 18.000 TEUs de capacidad requieren unas infraestructuras diferentes a las concebidas a finales del siglo pasado y, en este mismo sentido, exigen mayores calados en los muelles y en los canales de aproximación, que deben tener, además, mayor anchura.

En el caso concreto de Isla Verde Exterior, su alineación principal, muelle este, tiene un calado físico de 18,5 metros y su estructura permite soportar las sobrecargas de las nuevas grúas y de los nuevos equipos de manipulación para la carga y descarga de contenedores.

El muelle este define una longitud de línea de atraque que permite que operen a la vez tres megaportacontenedores, mientras que el dique de abrigo configura una dársena abrigada con dos bocanas, una en su extremo norte y otra en su extremo sur.

Además, su cara interior protegida, define una alineación de atraque de 2.000 metros, que se utiliza para estancia y reparación a flote de buques.

En la situación de alta ocupación de muelle, las operaciones de aproximación deben utilizar las dos bocanas.

Sin embargo, la utilización de la bocana sur, tanto para entrada, como para la salida de la dársena, está muy condicionada por la reducción de calado que aparece en el Bajo del Mar de Isidro, una zona de navegación próxima a la bocana sur que, por su calado físico, supone un condicionante y un alto riesgo para la operativa de los megaportacontenedores que operan en la terminal de Isla Verde Exterior, que requieren amplios canales para sus operaciones.