El puerto de Avilés licita la adecuación de sus infraestructuras de abrigo

En mayo, García Munté firmó un convenio para instalarse en el puerto de Avilés.

El puerto de Avilés acaba de contratar a 19 nuevos trabajadores para que sirvan, según el diario ‘La Voz de Avilés’, tanto como relevo generacional como para dar respuesta al aumento de los tráficos que ha experimentado la infraestructura durante los últimos meses.

En concreto, después de un mes de agosto en alza, se espera que en septiembre, el puerto roce un crecimiento del 5% en sus tráficos, gracias, sobre todo, a la descarga que realiza Asturiana de Zinc en el puerto.

Esta empresa se dedica, en especial, a la importación de blenda desde la minas de Alaska, zona a la que sólo puede accederse entre agosto y noviembre debido a la formación de capas de hielo el resto del año. A través del puerto de Avilés entran 160.000 toneladas de mineral cada año, lo que supone que este es uno de los tráficos más importantes de la dársena asturiana.

Ante este aumento de su tráfico, además, Asturiana de Zinc acaba de solicitar una nueva concesión administrativa en el puerto de Avilés, para ocupar una parcela de más de 50.000 m².

Est superficie, que se localizará en los muelles Sur y Oeste de la dársena de San Juan de Nieva, servirá para instalar una nueva terminal logística de importación y exportación de materia prima y producto terminado, tal y como se ha anunciado en el BOE del sábado 3 de octubre.

Nuevos clientes

A pesar de que este tráfico es estacional, fuentes del puerto han informado a la ‘La Voz de Avilés’ que la tendencia anual será consolidar esta incremento de los tráficos portuarios. Además de Asturiana de Zinc, el puerto de Avilés con otros clientes importantes, como Fertiberia, que cuenta con una terminal de amoníaco en la dársena, ArcelorMittal, Idesa o Asturfeito.

Además, se están sumando nuevos clientes, como García Munté, que en mayo firmó un convenio con la Autoridad Portuaria para asegurar su presencia en los muelles de Raíces durante 14 años con el compromiso de manipular un mínimo de 500.000 toneladas de carbón al año.