Construcciones Mariezcurrena y Rover Maritime han presentado sendas propuestas para construir un nuevo muelle de emergencias para el puerto de Bilbao en Ciérvana.

Estas instalaciones servirán, según prevé la Autoridad Portuaria de Bilbao, para el atraque de buques sobre los que pesa algún tipo de restricción para su atraque en un muelle comercial, como por ejemplo averías mecánicas o similares que impidan la navegación en condiciones de seguridad.

En estas circunstancias se pretende evitar la utilización de un muelle comercial para esta finalidad que pueda hipotecar su normal uso al que está destinado.

Hasta la fecha se ha venido utilizado en estos casos el muelle de Zorroza, muelle que se cederá próximamente al Ayuntamiento de Bilbao para una operación de regeneración urbana en la península de Zorroza, lo que obliga a la autoridad portuaria bilbaína a buscar una nueva implantación del muelle de emergencias.

En una primera fase, la autoridad portuaria vizcaína está pensando en un muelle para buques de hasta 100 metros de eslora y calados en torno a cinco metros a situar en una zona sin uso comercial en la parte del frente marítimo con escollera, al abrigo del dique-muelle de Punta Sollana, con 32 metros de longitud y seis metros de anchura.

Este proyecto servirá para definir las obras a ejecutar para construir un muelle de gravedad exento, formado por módulos prefabricados de hormigón sobre zapata de hormigón sumergido para el atraque de buques, y pasarela de conexión mediante vigas prefabricadas para dar acceso al muelle desde una plataforma ganada al mar mediante escollera.

De las dos propuestas, la de Construcciones Mariezcurrena no ha alcanzado el mínimo de 60 puntos de calidad técnica, a juicio de la mesa de contratación del puerto de Bilbao, por lo que Rover Maritime parece tener todas las papeletas para llevar a cabo estos trabajos con una oferta económica de 1.178.797,27 euros con una valoración técnica de 93,34 puntos.