La Autoridad Portuaria de Bilbao y la Diputación Foral de Vizcaya ampliarán su colaboración con un acuerdo para crear apartaderos en la N-240 para los transportes especiales. Aprobado ya por el Consejo de Gobierno de la Diputación, tendrá ahora que ser ratificado por el Consejo de Administración del puerto y por Puertos del Estado.

El proyecto, con un presupuesto de 2,3 millones de euros, busca el acondicionamiento de 11 zonas de parada técnica entre Zeanuri y Bedia, en sentido Bilbao. Estos apartaderos, debidamente señalizados, tendrán unas características y dimensiones adaptadas a la orografía y disponibilidad de terreno de cada una de las ubicaciones.

Así, las anchuras oscilarán entre los 5,5 metros y los 13 metros, y las longitudes entre los 107 y los 243 metros. El objetivo es mitigar los efectos que tiene en la red de carreteras forales el tráfico de mercancías con origen o destino en el puerto, pues dependiendo del tramo, la N-240 soporta el paso de entre 2.100 y 3.500 camiones diarios.

Además, suele utilizarse para el transporte de piezas especiales, especialmente del sector eólico, pero el paso de los convoyes genera inconvenientes en los núcleos urbanos y en el tránsito para usuarios habituales y para los propios transportistas, sobre todo en hora punta.

La Diputación se hará cargo del proyecto de construcción, de aportar los suelos necesarios y de licitar el contrato, que podría adjudicarse en noviembre de 2020. En febrero de 2021, comenzarían las obras, que cuentan con un plazo de ejecución de 19 meses. Por su parte, la Autoridad Portuaria se hará cargo de la financiación de este proyecto.

Una vez construidos, los transportes especiales estarán obligados a detenerse en los apartaderos si están generando cola de vehículos tras de sí, pudiendo reincorporase a la circulación una vez haya finalizado la congestión.