zona-industrial-del-puerto-de-bilbao

El proyecto que ha culminado este año se inició en 2016.

Gracias a la colaboración de medio centenar de empresas de su comunidad portuaria, Bilbao se ha convertido en el primer puerto del mundo en obtener la Declaración Ambiental de Producto basado en el Análisis de Ciclo de Vida de los servicios portuarios, una eco-etiqueta que proporciona información sobre el impacto ambiental del ciclo de vida de un producto, proceso o servicio.

Pese a que el estudio se inició en 2016, con los datos del ejercicio completo de 2015, la complejidad del proyecto y la gran cantidad de datos analizados ha hecho que el estudio finalizara en 2018, con lo que la obtención del certificado se ha otorgado este mismo año.

Finalmente, el estudio ha arrojado una serie de conclusiones, entre las que destacan el hecho de que los materiales de construcción son los que tienen un impacto más relevante, mientras que el de los combustibles también es significativo, aunque la electricidad es el proceso que más contribuye al impacto total.

De igual modo, ciertas emisiones debidas al consumo de combustible son importantes en determinadas categorías, pero los residuos MARPOL V y lodos con hidrocarburos son los aspectos ambientales más relevante.

Gracias a los resultados de este trabajo, el puerto de Bilbao dispone de una herramienta para poder detectar áreas de mejora y, en consecuencia, adoptar medidas que puedan reducir el impacto medioambiental, especialmente a través de la renovación de la flota de vehículos para que sean propulsados por combustibles alternativos o trabajando para que toda la electricidad que emplea sea de fuentes 100 % renovables, entre otros aspectos.