La Autoridad Portuaria de Bilbao no tiene intención renunciar a sus planes inversores y reforzará todas sus inversiones previstas para este año, por un valor de aproximadamente 67 millones de euros.

Con estas medidas, los respomsables del enclave vizcaíno pretenden favorecer la activación de la economía y del empleo, pese a la previsión de una menor actividad logística e industrial, que redundará en la bajada de los tráficos.

Así pues, seguirá adelante, por un lado, el inicio de la urbanización de la primera fase del Espigón central en tres etapas, con la primera, con una superficie de 201.399 m² ya licitada por 9,3 millones de euros.

Otro proyecto que tiene como objetivo ganar suelo para proyectos estratégicos, en este caso industriales, es la ampliación del muelle AZ1.

En este ámbito, la Autoridad Portuaria tiene previsto licitar estas obras este mismo ejercicio por un importe de 30 millones aproximadamente, ya que el proyecto está en fase de redacción, y generarán 50.000 m² de superficie y una nueva línea de muelle de algo más de 200 metros lineales.

Además, el puerto también tiene previsto para este año un nuevo acceso rodado a la ZAD 2, por un importe algo inferior a los 5 millones de euros para aliviar la congestión de tráfico existente en el control del Kalero.

Por otro lado, también está en fase de redacción el proyecto de acondicionamiento estructural de pavimento en el muelle A2, por un importe de entre 15 y 20 millones de euros.