El presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Asier Atutxa, ha pedido al Ministerio de Fomento que «impulse y desarrolle» el proyecto de la variante sur ferroviaria, que sacaría las mercancías del puerto bilbaíno a través de túneles, y que se redacte el proyecto de esta obra «a lo largo de los tres próximos años».

Para Atutxa, esta obra «al igual que la del espigón central» es «fundamental» para el «crecimiento y la vertebración» del puerto. «Ya vendrán tiempos para su ejecución pero desarrollemos de una vez por todas el proyecto», ha manifestado en un desayuno informativo organizado por Executive Forum en Madrid.

Asimismo, ha defendido la ampliación del puerto en el espigón central, para lo que ya se ha comenzado a establecer el plan de negocio, que, según ha afirmado, generaría una superficie de más de 400.000 m².

Espigón central, «imprescindible»

Atutxa ha explicado que la inversión para este proyecto sería de «aproximadamente 130 millones de euros», y ha reiterado que esta nueva infraestructura «no estaría disponible hasta el año 2022» aunque sostiene que es «imprescindible».

En su opinión, esta inversión «no es descabellada» conociendo el nivel de ocupación que el puerto tiene actualmente. «Las infraestructuras portuarias requieren una visión a largo plazo», ha justificado.

Por otro lado, ha recalcado que los terrenos del puerto de Bilbao están ocupados actualmente en un 70%, aunque ha señalado que espera que «a finales de año se acerque al 80%». A su juicio, es «una oportunidad» para atraer a empresas y ese porcentaje es «más que razonable para conseguirlo».

Un total de 55 millones de inversión en 2014

En cualquier caso, el presidente del puerto ve necesario «desarrollar», además de «conservar», las infraestructuras actuales. Por este motivo, ha recalcado que en «a lo largo de 2014» se van a invertir 55 millones de euros en infraestructuras portuarias.

En esta línea, ha defendido la necesidad de hacer «más competitivo» el puerto bilbaíno y ha insistido en que para conseguirlo, la ciudad «ha invertido y gastado cuando podía» y «nunca más» de lo que tenía.

Por ello, Atutxa se ha marcado como objetivo consolidar el puerto de Bilbao «como el de referencia» en el norte de la Península y suroeste francés. Además, ha manifestado que volcará sus esfuerzos para que «continúe siendo uno de los cuatro puertos más grandes del sistema portuario estatal».

«Moderado optimismo» por el incremento de la actividad

Asimismo, ha destacado el plan estratégico que han desarrollado para «recuperar el tráfico perdido entre 2007 y 2012» y además, alcanzar un crecimiento. De hecho, Atutxa espera un «incremento similar» al del año pasado, cuando el puerto cerró 2013 con un crecimiento del 2,24%, y ha insistido en que «el implemento de tráfico» y de su «volumen» es uno de sus objetivos.

En este sentido, ha mostrado un «moderado optimismo en el final de la crisis» porque este hecho, ha explicado, «supondría dos incrementos anuales consecutivos» algo que «hacía tiempo» no se producía. Asimismo, ha reiterado la previsión de que las escalas crecerán este año un 25% y el número de atraques ascenderá a 55 cruceros.

De igual modo, se ha comprometido a hacer del puerto de Bilbao un puerto «flexible» con «infraestructuras» y «servicios» que «se adapten» a las empresas que en generan «riqueza». «Hay que posicionar al cliente en el centro de la actividad», sostiene.

Respecto al mercado exterior y la labor comercial con éste, ve necesario «conseguir más líneas directas» con el continente americano, y por ello, ha apostado por «analizar las posibilidades de tráfico» en este sentido. Además, el responsable del puerto quiere «impulsa la posición de liderazgo» en el norte de Europa. Todo ello, ha apuntado, bajo la «sostenibilidad económica financiera».