La Autoridad Portuaria de Castellón ha adjudicado a Pavasal las obras de adecuación del vial existente junto al muelle transversal en la dársena norte, en una apuesta decidida por consolidarse como una gran plataforma logística intermodal con conexión ferroviaria que da servicio a grandes volúmenes de tráficos, y en ella ya hay instaladas varias concesionarias dedicadas a los tráficos de graneles sólidos y líquidos.

En este sentido, los responsables de la dársena castellonense estiman que el crecimiento de los tráficos exige una demanda de superficies para acopio y almacenamiento de estos productos requiere la ejecución de viales adecuados al tráfico que se espera que tenga origen y destino en las mismas.

Los trabajos comprenden el movimiento de tierras, la ejecución de las redes de servicios, la pavimentación con firme flexible y la señalización tanto horizontal como vertical.

Hasta julio, el recinto ha movido un total de 11.758.995 toneladas de mercancías, un 11,46% más que entre enero y julio de 2020. De ese volumen, 5.683.560 toneladas corresponden a graneles líquidos, con un retroceso de un 2,84%, y 4.923.260 toneladas a graneles líquidos, con un ascenso de un 40,07% anual, mientras que la mercancía general suma 1.130.749 toneladas, un 3% menos que en los siete primeros meses del año pasado.