El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Castellón ha aprobado las cuentas anuales de 2019, cuando se han registrado unos ingresos por valor de 32,64 millones, un 0,65% menos.

Esto está muy debajo de la caída del 2% en los tráficos en el último año, con unos 20 millones de toneladas, tras haber logrado un crecimiento del 18% el año anterior.

Los gastos se han situado en los 19,7 millones, lo que supone un incremento del 3,8%, siendo las principales partidas los 5,6 millones en gastos de personal, los seis millones en otros gastos de explotación y los ocho millones en amortizaciones.

El resultado de explotación arroja un saldo positivo de 13 millones, lo que sumado al resultado financiero negativo de tres millones, supone un resultado de 10 millones de euros. Respecto al fondo de maniobra, ha alcanzado los 55,8 millones, con un incremento del 27% respecto a 2018.

El puerto ha logrado consolidarse como el más rentable por recursos propios de toda España, por lo que encara el futuro con optimismo. Los beneficios permiten margen para rebajar tasas, como se hará en 2021, y, junto al importante fondo de maniobra, se asegura la financiación del potente plan de inversiones productivas.

Por otro lado, el Consejo de Administración ha aprobado la reestructuración de su deuda. Cajamar ha resultado adjudicataria, entre las seis entidades que se presentaron, ofertando unas condiciones que supondrán un ahorro de intereses en el ejercicio de 400.000 euros aproximadamente.

Durante la reunión, también se han aprobado los criterios y el procedimiento para la reducción de la tasa de ocupación.