El puerto de Castellón sigue dando pasos en firme en las obras que habrán de conducir a la construcción del nuevo atraque público para graneles líquidos ubicado en la dársena sur.

En fechas recientes, el enclave ha recibido los dos cajones necesarios para iniciar los trabajos iniciados el pasado 17 de octubre y que está previsto que concluyan en agosto, tras una inversión de 3,7 millones de euros.

La Autoridad Portuaria de Castellón espera que la finalización de esta infraestructura contribuya a mejorar la competitividad de la dársena mediterránea, especialmente para dar una respuesta adecuada al incremento que se viene registrando en los tráficos de graneles líquidos, que representan un 52,8% del movimiento total de mercancías del puerto.

Los cajones de hormigón han sido prefabricados en el puerto de Tarragona y se han descargado ya en la dársena sur del recinto castellonese, tras una operativa de traslado compleja, dado que se trata de cajones prefabricados de hormigón armado de 33,35 metros de eslora total, 16,7 5 metros de manga y 16,50 metros de puntal con un peso cada uno de 4.700 toneladas.

Ambos cajones forman parte del proyecto de construcción del nuevo atraque de buques de graneles líquidos de entre 5.000 y 45.000 TPM, así como de esloras comprendidas entre 110 y 210 metros.