El puerto de Málaga ha iniciado una nueva etapa de diversificación de tráficos, especialmente centrada en el ámbito de los graneles líquidos, con el fin de atraer el movimiento de nuevas mercancías al recinto portuario malacitano, centrada en los biocombustibles y sus diferentes materias primas.

Tras la adquisición de Oil Distribution Terminals por Buran Energy se han incorporado nuevas operaciones a sus instalaciones del enclave andaluz, como la realizada esta misma semana, en la que se han descargado el puerto de Málaga 5.454,48 toneladas de aceite de cocina usado, destinado a su transformación en biodiesel.

En este sentido, Buran Energy tiene la intención de convertir este tipo de tráficos, que se suman a las que ya venía realizando la compañía en la dársena malagueña con otros tráficos y servicios de almacenamiento, en un flujo de operaciones recurrentes con presencia en el largo plazo, con la previsión de alcanzar una frecuencia mensual durante 2020.

Además, en su mayor parte, estas materias primas serán procesadas en instalaciones ubicadas en el hinterland de Málaga, con la intención de que el producto final será consumido como biodiesel en Andalucía o exportado como producto andaluz.

En el enclave portuario andaluz, Oil Distribution Terminals cuenta con dos terminales de almacenamiento de productos petrolíferos de 40.000 y 6.500 m³ respectivamente.