El último consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Málaga ha dado el visto bueno definitivo al pliego de bases del concurso para la adjudicación de los terrenos situados en la explanada de San Andrés.

El objetivo de esta licitación es construir y gestionar una dársena náutico deportiva con capacidad para entre 500 y 600 atraques para embarcaciones de hasta 30 metros de eslora, algo que supone una importante oportunidad para situar al puerto de Málaga en el segmento de las actividades náutico deportivas.

La futura concesión tendrá una superficie de lámina de agua en la margen derecha del río Guadalmedina que consta de 100.000 m², a la que, además, hay que sumar un área de tierra alrededor de la lámina de agua que será de 28.000 m².

El puerto deportivo de San Andrés estará destinado a un uso ciudadano-portuario, que incluirá un complejo náutico que incluye una escuela de vela y otras enseñanzas del mar, zona de restauración, pequeño comercio y tiendas especializadas, así como un club social.

A su vez, la dársena dispondrá de diversos espacios para un uso específicamente portuario, tales como una torre de control, naves y talleres para la zona varada del puerto deportivo y una marina seca.

De igual modo, el puerto deportivo se enmarca en el proyecto contemplado en el Plan Especial del puerto de Málaga para revitalizar la zona oeste del dominio público-portuario, correspondiente a la plataforma de San Andrés

Por otra parte, la Autoridad Portuaria ha aprobado, a su vez, la apertura a la explotación parcial de la dársena de megayates en los muelles 1 y 2 durante el plazo de ejecución de las obras, con el objetivo de contribuir a la recuperación económica.