El Centro de Control de Melilla, un referente en seguridad

El presidente de la Autoridad portuaria, Arturo Esteban, ha presentado en rueda de prensa el plan de empresa del 2014, que respalda el proyecto de ampliación del puerto a partir del 2015 y la consolidación de los tráficos. Los dos puntos principales del programa son la reducción de los gastos y la reducción de la deuda.

En 2014 los gastos serán reducidos un 5%, ahorrando así unos 200.000 euros. La misma cifra se conseguirá moderando el gasto en personal, a través de reducción de horas extras y pluses, pero sin despidos.

En cuanto a la deuda, se planea sacar a subasta una parcela edificable propiedad de la Autoridad Portuaria con un precio de salida de 1.900.000 euros.

A pesar de la política de moderación de gasto, el puerto melillense mantendrá las bonificaciones para atraer a más cruceros, las primas para escalas de 8 horas, las tasas por insularidad o las rebajas para barcos de mercancías, que ya generan casi 2,6 millones  de euros anuales.

En lo referente a las inversiones la Autoridad Portuaria se compromete con la obra de ampliación del puerto, destinando 5,5 millones de euros para dicho fin. En 2015 esta cantidad aumentará, disparándose también el endeudamiento, pero este proyecto se considera necesario para afrontar la crisis y aumentar el peso del puerto melillense, según las autoridades.

La obra consistirá en el derribo de la instalación, descartándose otras opciones como remozarla, ya que sería una inversión importante para dejarla únicamente como estación para la llegada de viajeros, que el año pasado solo ascendió a 6.000 personas.