La tercera semana de julio ha marcado un alto nivel de actividad en el puerto de Motril, que ha visto la práctica totalidad de sus muelles comerciales ocupados.

Esta situación de práctica plena ocupación se prolongará en los próximos días, con tráficos de mercancías tan variados como palas para aerogeneradores, combustible, dolomita y pasta de papel.

Entre ellos, destacan las 35.200 toneladas de granel líquido y la exportación de palas para eólicos en tres embarques diferentes, con lo que en lo que va de julio y hasta mediados de mes el enclave nazarí habrá movido un total de 100.000 toneladas.

Estos datos confirman sólidas recuperaciones en los tráficos de mercancías en forma de granel líquido, granel sólido y mercancía general, a la espera de que el tráfico de carga rodada en las líneas marítimas regulares que conectan con el norte de África empiecen a funcionar cuando Marruecos abra sus fronteras.

Con estas cifras, la Autoridad Portuaria de Motril espera que junio marque un punto de inflexión, con una caída del tráfico portuario de un 18,6% anual, en los movimientos de mercancías tras la crisis sanitaria, que se consolide finalmente este mes julio para ir recuperando la plena normalidad.