La Autoridad Portuaria de Motril ha acordado bonificar en un 60% la tasa por ocupación que soportan las terminales que operan Armas y FRS en los muelles de Levante y Azucenas, respectivamente.

De igual modo, también se les ha reducido a ambas compañías los tráficos mínimos de pasajeros y vehículos fijados en la sus respectivas concesiones.

Así pues, los responsables del enclave nazarí calculan en casi medio millón de euros las reducciones aprobadas para ambas navieras, con el fin de compensar el negativo impacto económico negativo, que se calcula de un 40% de su actividad, que ha tenido la pandeima durante 2020 y el cierre de la frontera por parte de Marruecos para el transporte de pasajeros.

En este sentido, las líneas que enlazan Motril con Nador y Alhucemas, gestionadas por Armas, y Tánger-Med, de FRS, permanecen inactivas desde mediados de marzo del pasado año para el tránsito de personas.

Por otra parte, esta ayuda económica se suma a las acordadas por la Autoridad Portuaria en marzo de 2020, inmediatamente después de decretarse el estado de alarma, dirigidas a las empresas, operadores logísticos y a los proveedores que trabajan con el puerto, como exenciones, bonificaciones y facilidades de pago, por importe de 1,1 millones de euros.