El puerto de Vigo participa en un proyecto para la reducción de emisiones de los buques atracados en puerto

Green Sea Port Energy Center es el nombre del proyecto en el que participa la Autoridad Portuaria de Vigo que pretende facilitar la obtención de la energía necesaria a través de sistemas de generación limpios instalados en el propio puerto. Se trata de un sistema ideado y gestado íntegramente en Galicia que aúna la reducción efectiva de las emisiones de los buques en puerto con la flexibilidad operativa y la eficiencia económica que hacen viable su implantación en puertos de tamaño medio y medio-grande.

El proyecto consiste en un sistema modular, móvil, que podría colocarse a pie de muelle, sobre una barcaza o en el propio barco a través de una grúa convencional, y fácilmente escalable. Asimismo, resulta altamente eficiente, con un rendimiento previsto del 90%, y resuelve los diferentes tipos de demandas energéticas, además de reducir significativamente las emisiones y simplificar las conexiones con el buque.

Todo ello se consigue gracias a una poligeneración a través de un motor de gas natural licuado capaz de suministrar energía eléctrica y térmica al buque. Este sistema es aplicable a buques medios, como es el caso de los ro-ro, los feeder o los de carga general, con potencias y consumo inferiores a 1 MW.

El proyecto, tiene un desarrollo con una duración de tres años y cuenta con un presupuesto que rondará los 1,8 millones de euros, aunque su objetivo es presentarlo a la próxima convocatoria de ayudas FEDER.

Normativa internacional

Las emisiones de los buques tienen un elevado impacto no sólo en el clima, sino también, en la calidad del aire y en los posibles efectos derivados sobre la salud de la población. La reducción de emisiones en los puertos se plantea a nivel internacional, europeo y español, como una necesidad para conseguir los objetivos del Protocolo de Kyoto y 20/20/20 de la UE, y para mitigar los daños que estas emisiones producen sobre la salud de las poblaciones de las áreas metropolitanas en las que se localizan los puertos. Para ello, se están implantando a nivel internacional diferentes normativas cuyo objetivo no es otro que el de reducir estas emisiones.

Así, destaca especialmente la International Maritime Organization de la ONU que establece una limitación progresiva de las emisiones de los óxidos de azufre y nitrógeno, lo que ha propiciado, además, la creación de las SECAs (Sulphur Emission Control Areas) en el Báltico y Mar del Norte, que limita el máximo contenido de azufre en el combustible utilizado en estas áreas de navegación.

Por su parte, la Comisión Europea establece su compromiso con la reducción de la polución del aire y gases de efecto invernadero provocados por los buques, mientras que la International Association of Ports and Harbours, a través de la iniciativa World Ports Climate Initiative, desarrolla una serie de acciones para reducir las emisiones en los puertos.