Las autoridades británicas han fijado esta misma semana lo que consideran «un nuevo calendario pragmático para introducir controles de importación completos a las mercancías que se importan de la Unión Europea al Reino Unido», lo que, en defintiva, se traduce en un retraso del endurecimiento de la llegada de bienes europeos al país.

Tras esta medida se encuentran las cada vez más acuciantes necesidades de abastecimiento que tiene Gran Bretaña y que salen a relucir en escasez de diversos productos en algunos lineales, así como en la producción industrial y en diversos servicios de hostelería y restauración.

En este sentido, el Gobierno reconcoe que «las empresas se han enfrentado a una serie de desafíos en los últimos meses a medida que se recuperan de la pandemia global que ha afectado a las cadenas de suministro en toda Europa», algo que, a su juicio, se ha dejado sentir en el sector agroalimentario, por lo que ha decidido escuchar a los que «han pedido un nuevo enfoque para dar a las empresas más tiempo para adaptarse».

El nuevo calendario

Así pues, las declaraciones y controles aduaneros completos se introducirán el 1 de enero de 2022 como ya se anunció anteriormente, aunque las declaraciones de seguridad no serán necesarias hasta el 1 de julio de 2022.

De este modo, según el calendario revisado, os requisitos para la notificación previa de productos sanitarios y fitosanitarios que debían introducirse el 1 de octubre de 2021, ahora llegarán el 1 de enero de 2022.

De igual manera, los nuevos requisitos para los certificados sanitarios de exportación, que debían introducirse el 1 de octubre de 2021, se introducirán ahora el 1 de julio de 2022, mientras que los certificados fitosanitarios y los controles físicos de los productos sanitarios y fitosanitarios en los puestos de control fronterizo, que se introducirán el 1 de enero de 2022, se introducirán ahora el 1 de julio de 2022.

Además, las declaraciones de seguridad y protección de las importaciones se requerirán a partir del 1 de julio de 2022 en lugar del 1 de enero de 2022, mientras que las declaraciones y controles aduaneros completos se introducirán el 1 de enero de 2022 como se anunció anteriormente.

De esta manera, las autoridads estiman que las empresas ahora tendrán más tiempo para prepararse para estos controles que se implementarán gradualmente a lo largo de 2022.