Aunque los desafíos que tiene por delante son enormes, el sector europeo de la logística de automoción está preparado para asumirlos. Este ha sido uno de los mensajes centrales de la Conferencia Anual de la Asociación Europea de la Logística del Vehículo Terminado, ECG, que se ha celebrado en el mes de octubre.

La caída de las ventas de vehículos en China y Europa, la guerra comercial que enfrenta a la Unión Europea con Estados Unidos y al mismo tiempo, a Estados Unidos con China, y el continuo debate sobre la protección del medio ambiente son solamente algunos de los problemas que enfrenta actualmente la industria del automóvil y por extensión, el sector de la logística de automoción.

Los desafíos del futuro están ya a la vuelta de la esquina y entre ellos, destaca la reducción del número de puntos de venta por el aumento de las compras ‘on-line’, los cambios en las preferencias de movilidad, la apuesta por compartir coches en lugar de comprarlos y la electrificación del transporte por carretera.

Nunca antes los cambios habían sido tan rápidos, pero los miembros de la Asociación se sienten preparados para afrontarlos. Desde hace tiempo cuentan con un grupo de trabajo centrado en la digitalización y recientemente han creado uno dedicado a la sostenibilidad con el fin de preparar a sus miembros para el futuro.

Además, junto a los fabricantes de vehículos, se ha desarrollado una herramienta estandarizada de previsión que ayuda a evitar las ineficiencias tanto en la propia fabricación como en el servicio.

presidente-de-ecg-durante-la-conferencia-anual

Durante la última Conferencia Anual de ECG, se han repasado los problemas que enfrenta actualmente la industria del automóvil.