Losas de pizarra embaladas para su transporte

Suardíaz ya trabaja en aumentar la previsión del transporte de las 50.000 tn anuales previstas por el Clúster Gallego de la Pizarra.

Al igual que en León, el sector de la pizarra también ha sufrido en Galicia las consecuencias del cierre de la Autopista del Mar entre Gijón y Nantes, debiendo replantear las operaciones de transporte para exportar su mercancía a Francia, principal mercado receptor de pizarra en Europa.

La incorporación de una tercera frecuencia semanal en la línea entre Vigo y Nantes, las empresas asociadas al Clúster Gallego de la Pizarra, asociación que agrupa a medio centenar de compañías, estiman que al año pueden ser transportadas alrededor de 50.000 toneladas a través de esta ruta, una cifra similar a la cantidad de pizarra que pasaba por Gijón, según ha informado El Faro de Vigo.

Según la asociación, para exportar las pizarras a Francia sólo hay dos opciones, por mar o por carretera, esta última, una opción muy utilizada, aunque «hacerlo por barco es más barato y competitivo».

Este tráfico, el de las pizarras, era uno de los principales del puerto asturiano. Tanto es así, que la presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, Rosa Aza, se ha reunido en diversas ocasiones con las empresas gallegas y leonesas con el objetivo de captar mayor tráfico para la ruta y de asegurar los clientes que ya utilizaban la línea, antes de su cierre en septiembre.

Conseguir que la AdM «dure»

Tradicionalmente, el puerto de Vigo ha servido como enlace para la exportación de pizarra, llegando a transportar 170.000 tn de este tipo de mercancías en 2005, cantidad que, debido a la crisis, en la actualidad se reduce a 36.975 tn, un 10,6% menos que en 2013.

Sin embargo, el aumento de la frecuencia en la ruta entre Vigo y Nantes, operada por Suardíaz, posibilitará un mayor movimiento de camiones cargados de pizarra, al tener espacio extra en los buques de la naviera, antes sólo destinados al tráfico del grupo PSA Peugeot Citröen. En concreto, con anterioridad al 19 de enero, sólo operaba un buque entre ambos puertos del Atlántico, dirigido casi exclusivamente al tráfico de vehículos de la compañía francesa.

Con la puesta en servicio de un segundo buque, la capacidad para mercancía ro-ro ha aumentado, por lo que ahora lo importante, según el Clúster Gallego «es que la línea dure», tarea en la que actualmente inmersa la propia naviera Suardíaz. El objetivo es conseguir que se aumenten las 50.000 toneladas de pizarra que se prevén exportar ya que, a falta de conocer los datos de diciembre, en 2014 las canteras gallegas habrían exportado 187.000 toneladas.

Las subvenciones 

Por el lado de Francia, el país parece volcado en la promoción de la Autopista, tal y como se ha dejado ver en la inauguración de la línea celebrada el miércoles 21 de enero en el puerto de Nantes. No obstante, en dicho acto, salió a colación la cuestión de las ayudas europeas, que aún no han sido transferidas a Suardíaz.

Mientras que desde España, Ana Pastor, titular de Fomento, restaba importancia al retraso, atribuyéndolo a «problemas técnicos», los medios franceses apuntan a que las ayudas están «bloqueadas en Madrid, y no en París», donde estarían esperando a que el gobierno español completara los trámites.

En teoría, Francia y España ya tienen asignados en sus respectivos presupuestos 13 millones de euros procedentes de la UE que irán entregando de manera gradual a Suardíaz. Pero antes, los gobiernos deben resolver toda la tramitación, comunicárselo a Bruselas y que ésta autorice el envío del dinero, un proceso que podría tardar aún varios meses, hasta el verano de 2015, según los periódicos franceses.