El sector de mudanzas ha pedido «ayuda urgente, e inmediata, ante lo que consideran el ninguneo por parte de las administraciones públicas que provoca un incremento considerable del intrusismo en la profesión«.

En concreto, Fedem deuncia que «en los concursos públicos que se ofertan servicios de mudanzas se incluyen estos trabajos en el apartado de servicios generales, lo que provoca que empresas ajenas a las mudanzas opten a estos trabajos en condiciones más favorables».

La patronal sectorial «lleva años luchando contra concursos públicos inmorales, que, incluso, rayan la ilegalidad, y se continúa igual», aunque sigue intentando que las Administraciones entiendan el problema para las empresas especializadas, toda vez que, a su juicio, esta práctica puede dar lugar a situaciones indeseadas en la contratación pública que no se producirían en caso de contratar con empresas de mudanzas especializadas.

En este sentido, Fedem estima que el intrusismo ha provocado una caída cercana al 40% en el precio medio de una mudanza y que, en algunas comunidades autónomas, el intrusismo llega al 80% y que incluye, en muchos casos, empresas de transporte de otros segmentos que buscan en las mudanzas servicios que escasean en sus nichos de mercado tradicionales.