El aumento del comercio electrónico durante la pandemia ha impulsado la ocupación y los alquileres del espacio industrial y logístico, aunque se ha reducido la rentabilidad.

Así se refleja en la Guía de Inversión en Socimis y Sigis de Prime Yield y DLA Piper para el año 2021, en la que indican que el inmologístico ha sido el segmento estrella del sector inmobiliario en 2020 y a día de hoy, continúa en el radar de los inversores.

Se trata del tipo de inmueble más resiliente a la pandemia, aunque ya venía mostrando una tendencia de crecimiento desde el año 2019. A pesar de la crisis, los alquileres en los principales ejes de Madrid y Barcelona no han variado a la baja.

En esta zona, dice el informe, las operaciones siguen realizándose con las rentabilidades mínimas como consecuencia de la elevada demanda, y los promotores continúan buscando terrenos bien ubicados para el desarrollo de plataformas de distribución y última milla.

En Madrid, donde la contratación ha alcanzado los 650.000 m² el pasado año y la oferta futura alcanzará los 830.000 m², las rentas prime se sitúan en 5,5 euros/m²/ mes, bajando a 4 euros/m²/mes en zona secundaria. La rentabilidad de activos ‘prime’ es del 5% y la tasa de disponibilidad se encuentra en el 8%.

Por su parte, en la ciudad condal, donde la contratación se ha situado en 350.000 m² y la oferta alcanzará los 430.000 m², las rentas prime ya han llegado a los 7 euros/m²/mes, limitándose en zona secundaria a los 5,4 euros/m²/mes. La rentabilidad de activos ‘prime’ se encuentra en el 4,8% y la tasa de disponibilidad en el 3,1%.

La Guía apunta a un importante desarrollo en terrenos destinados para plataformas de última milla en 2021, siendo la única tipología de activos que registrará un aumento de valor.

Igualmente, en la vecina Portugal, el crecimiento del e-commerce se ha traducido en una mayor demanda de espacios adaptados para estas operaciones, pero la oferta en este caso es limitada.

El desarrollo especulativo ha sido casi inexistente en los últimos años, lo que ha frenado el aumento de la ocupación, manteniéndose estables los alquileres en zonas ‘prime‘.

La previsión es que el segmento inmologístico experimente un fuerte crecimiento en los próximos años, con la aparición de nuevos proyectos de calidad, lo que aumentará el interés de los inversores.