La Cámara Internacional de Navegación, ICS, y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte, ITF, han dirigido una carta a la Organización de las Naciones Unidas para solicitar que durante esta crisis sanitaria global, se mantengan abiertas las cadenas de suministro y se facilite el transporte de mercancías.

Esto supone, entre otras cosas, que los puertos estén abiertos para la llegada de buques comerciales y que se facilite el relevo de las tripulaciones. Mientras los gobiernos contienen la pandemia, es importante que tengan en cuenta que el 90% del comercio mundial se realiza por mar.

El transporte marítimo es la opción elegida para el envío de alimentos, materias primas y todo tipo de productos y componentes manufacturados. Esto incluye los suministros médicos o los artículos que se venden en los supermercados. Sin todo esto, la sociedad moderna sencillamente no podría seguir funcionando.

Cada mes, alrededor de 100.000 marineros deben ser relevados para cumplir con las regulaciones en cuanto al número de horas de trabajo y el bienestar de la tripulación. Por ello, este colectivo no debería verse afectado por las restricciones nacionales que se están estableciendo para todo tipo de viajes.

Ambas organizaciones sugieran que se trate a la tripulación de los buques, independientemente de su nacionalidad, como a otros trabajadores clave a nivel internacional, como los de las aerolíneas o el personal médico, sin perjuicio de que tengan que cumplir con los protocolos de emergencia sanitarios que se hayan establecido.