Aunque ya han empezado a relajarse las medidas de confinamiento en Francia, aún siguen vigentes las restricciones a la movilidad, que impiden realizar viajes más allá de los 100 kilómetros desde el domicilio.

Por ello, Eurotunnel sigue centrando sus servicios en el transporte de mercancías entre el país galo y el Reino Unido. Desde mediados de marzo, se están aplicando las correspondientes medidas de higiene y distanciamiento social tanto para el personal como para los clientes.

Además, se ha reducido el número de camiones en cada viaje. En el caso de los turismos y caravanas, no se ha aplicado esta restricción, al permanecer los conductores dentro de sus vehículos mientras atraviesan el túnel del Canal de La Mancha, sin tener contacto físico directo con el personal o el resto de pasajeros.

A lo largo del mes de mayo, el servicio de transporte de camiones ha movido 90.301 unidades, ya que se mantiene al alza la demanda de alimentos, medicamentos y entregas de e-commerce. Esto supone, no obstante, un descenso del 29% respecto a las 127.697 del año anterior.

Con una media de cuatro salidas cada hora, este servicio está adaptado a cada tipo de producto y se ha convertido en un enlace fundamental entre Reino Unido y la Europa continental. Desde el 1 de enero, más de 557.000 camiones han utilizado el Eurotunnel, un 19% menos que en 2019.

Por otro lado, la lanzadera ferroviaria, que enlaza el puerto francés de Calais con el puerto británico de Dover, ha registrado el paso de 41.644 vehículos de pasajeros, frente a los 213.613 del ejercicio anterior, lo que representa una caída del 81%. En lo que va de año, han utilizado el servicio 481.498 vehículos de pasajeros, un 48% menos.