Circulacion en las carreteras francesas

Francia elabora un informe que demuestra el impacto económico de la suspensión de Schengen.

Informe ‘Las consecuencias económicas del abandono de los acuerdos de Schengen’que se puede descargar en este enlace(disponible en formato pdf, en francés, de 12 páginas, 1,7 Mb)

La derogación del Tratado europeo de Schengen, convenio que regula el espacio europeo de libre circulación y posibilita la libre circulación de mercancías y personas por los diferentes países de la Unión Europea, traería consigo un perjuicio económico de hasta 250 millones de euros para el transporte de mercancías por carretera francés.

En lo que respecta a toda la economía francesa, el restablecimiento de las fronteras supondría una pérdida de entre 1.000 y 2.000 millones de euros anuales a corto plazo, que se elevan hasta 10.000 millones anuales en un futuro a largo plazo.

Así lo señala el estudio ‘Las consecuencias económicas del abandono de los acuerdos de Schengen’, difundido por el gobierno francés este miércoles 3 de febrero, en el que también se recoge que el impacto negativo para el conjunto de países que firmaron el pacto rondaría los 100.000 millones de euros. 

Según indica este informe, Francia importa 21,5 millones de toneladas a través del transporte por carretera al año, exportando a través de este modo 21,7 millones de toneladas. Así, alrededor de tres millones de camiones salen cargados desde Francia hacía otra región anualmente, mientras que un volumen similar entra con mercancías procedentes de otros países.

Teniendo en cuenta estas cifras, el impacto negativo sería de seis millones de euros para las mercancías importadas y de siete millones de euros para las exportadas, ascendiendo a 56 millones de euros los perjuicios para los transportistas tanto a la hora de importar como de exportar. En suma, 148 millones de euros.  

Pero estos costes podrían duplicarse, llegando así a los 248 millones de euros, si aumenta la intensidad de los controles fronterizos. 

Por otro lado, el informe augura tiempos de espera para los camiones en la frontera de entre media hora, con una menor intensidad de los controles, y de una hora si esta es aumentada.