Terminal de contenedores del puerto de Amberes, Bélgica

El puerto de Amberes sufrió las consecuencias de la huelga este lunes 24 de noviembre.

Los principales sindicatos de trabajadores belgas, CSC, FGT y CGSLB, han convocado una serie de huelgas en varias regiones del país que arrancaron el pasado lunes 24 de noviembre y se extenderán los próximos días 1 y 8 de diciembre, hasta finalizar con una huelga general que está convocada para el lunes 15 de diciembre.

A las mismas han sido llamados todos los sectores para protestar contra las medidas de austeridad del nuevo gobierno

Independientemente de que los sectores de transporte por carretera, ferrocarril y marítimo belgas secunden o no la huelga durante los tres próximos lunes, es evidente que los paros, en mayor o menor medida, afectarán directamente al transporte internacional con origen o destino Bélgica, así como a los transportistas, tanto autóctonos como extranjeros, que viajen por las carreteras del país. 

Paralizado el puerto de Amberes

En este sentido, en el puerto de Amberes, uno de los principales puertos europeos en tráfico de contenedores junto con los de Rotterdam y Hamburgo, varios piquetes impidieron el paso a las instalaciones portuarias el pasado lunes 24 de noviembre.

Cabe recordar que el puerto belga ha manipulado hasta septiembre de 2014 un total de 6,7 millones de TEUs, y que en el mismo hacen escala los principales operadores marítimos de contenedores en varias rutas internacionales.

Por otro lado, esta primera jornada de huelga también se ha notado en las carreteras belgas de las provincias de Henao, Luxemburgo, Limburgo y Amberes, las primeras regiones convocadas, en las que hubo hasta 280 kilómetros de atascos a primera hora, con colas de una hora para entrar a la capital, Bruselas.

En cuanto al tráfico en los aeropuertos, este también puede verse afectado durante los próximos lunes en este país. En este sentido, cabe recordar que una huelga de los controladores aéreos, a finales de junio de este 2014, impidió la llegada de cincuenta vuelos, así como la salida de otros cincuenta, en sólo dos horas en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem, el principal de Bélgica.

No obstante, el tráfico aéreo funcionó con normalidad el lunes día 24 de noviembre, aunque en el aeropuerto de Charleroi, al sur de Bruselas, los accesos por carretera al mismo fueron cortados, obligando a los pasajeros a recorrer a pie entre dos y tres kilómetros para llegar a la instalación.

Próximas huelgas 

Para el próximo día 1 de diciembre hay convocadas huelgas en las regiones de Namur, Liege, Flandes Este y Oeste, con piquetes previsibles en el puerto de Zeebrugge.

Posteriormente, el día 8 de diciembre, también habrá paros en las provincias de Flemish Brabant, Walloon Brabant y en la ciudad de Bruselas, mientras que la huelga nacional ha sido convocada para el 15 de diciembre.