Es una tendencia que se ve venir y que podría acabar generalizándose en todo el país.

Tras la reciente publicación de un estudio sobre tráfico de pesados elaborado por el Gobierno de Navarra, el transporte de la Comunidad Foral haya salido a defender sus intereses, ante la más que probable imposición de nuevos peajes para camiones en la autonomía.

En este sentido, las dos principales asociaciones empresariales de la región, Anet y Tradisna, denuncian que este trabajo «tiene un claro sesgo tendente a defender la postura prefijada por parte del Ejecutivo en la imposición de peajes en cinco vías de nuestra comunidad».

Los transportistas indican que no han sido informados de los resultados de un informe «que puede afectar de manera sustancial al sector del transporte», algo que interpretan «como una intención clara de imposición y no diálogo por parte del Gobierno de Navarra».

Así pues, ambas organizaciones concluyen que «la postura no dialogante y la falta de transparencia del Gobierno de Navarra siguen siendo evidentes tanto en el traslado de información, los costos de puesta en marcha de la sociedad pública que explotaría los peajes, así como la intención final de extender los mismos a todo tipo de vehículos, no sólo para transporte pesado».