La Federación Regional de Organizaciones y Empresas de Transportes de Murcia, Froet, augura un horizonte “nada optimista” para el transporte de mercancías por carretera. Así lo ha señalado su presidente, Pedro Díaz, que ha presentado junto al secretario general, Manuel Pérezcarro, una radiografía del sector.

En este momento, ha dicho Díaz, el transporte atraviesa una situación “muy complicada”, con numerosos “frentes abiertos”, como la atomización del sector, que dificulta las negociaciones con los clientes en una posición de igualdad, o la presión de los grandes ‘lobbies‘ de la distribución, los fabricantes y la automoción para mantener el ‘statu quo’.

En este sentido, Pérezcarro ha lamentado que los problemas se hayan convertido en “estructurales” y ha advertido de que el sector se está planteando movilizaciones si la Administración no les escucha, pues tras más de un año reclamando al Ministerio de Transportes un decálogo de propuestas, “nada se ha avanzado” salvo la aprobación de la Ley contra la morosidad.

Entre los asuntos que más les preocupan, están las ‘empresas buzón’, la euroviñeta y los peajes en las carreteras españolas, la carga y descarga por parte del conductor, el aumento de los pesos y dimensiones de los camiones, el mantenimiento del gasóleo profesional y la creación de áreas de descanso seguras.

Respecto a la viñeta, Pérezcarro asegura que “va a ser un caos y un desbarajuste económico” para las empresas. Además, según Pedro Díaz, “del total de recaudación que prevé obtener el Gobierno, el grueso lo aportará seguro el sector y más todavía las regiones periféricas, como Murcia, Almería y Huelva”.

Escasez de conductores

Otro de los problemas que afecta al sector es la escasez de conductores por el empeoramiento de las condiciones laborales, impuestas según el secretario general de la organización “no por las empresas, sino por los clientes”.

Así, ha destacado que el hecho de que sean obligados a cargar o descargar el camión si quieren llevarse o dejar la mercancía, que no existan áreas seguras de descanso y que estén a robos de la mercancía o el combustible, o a las mafias de la inmigración ilegal hace que la profesión “sea cada vez menos atractiva”.

El salario es importante, pero las condiciones laborales también”, asegura Pérezcarro, para quien todo esto explica que no se quiera trabajar en el sectoraunque haya camioneros inscritos en el paro”.

En su caso, el presidente de Froet ha lamentado que el precio del carburante haya aumentado un 25% en los últimos meses, ocasionando problemas de rentabilidad a las empresas del sector. “Al final vamos a tener que repercutir los incrementos de costes, no sólo del gasóleo sino también de la subida de la luz”, ha alertado, pues la situación resulta ya insoportable para las empresas.