En el mes de diciembre, está previsto que la Comisión Europea haga pública su propuesta de revisión de las guías de 2013 sobre la regulación de la Red Transeuropea de la Energía, TEN-E.

Desde la Organización Europea de Puertos Marítimos, han valorado positivamente esta revisión, pero para que esté alineada con los objetivos del Pacto Verde Europeo, creen que es importante reconocer el papel de los puertos en los nuevos sistemas energéticos europeos.

En estas instalaciones, se realizan numerosas actividades vinculadas a la producción y almacenamiento, importación y distribución de energías limpias.

También son particularmente importantes en el desarrollo de la economía del hidrógeno, desde la producción y almacenamiento hasta el suministro, recarga y distribución. Esto aplica también a las instalaciones destinadas a la conversión de energías renovables en hidrógeno verde.

En Espo, quieren reivindicar que los puertos son clave en la producción y distribución de combustibles, algo que no está reconocido actualmente en la regulación de la Red TEN-E, pues muy pocos puertos están incluidos en los proyectos de los nueve corredores.

La Organización subraya que esto no podrá seguir así una vez que el hidrógeno sea incluido en la normativa. Por tanto, el papel de los puertos debe reconsiderarse también en el contexto de otras fuentes de energía.