Comisiones Obreras y UGT han iniciado un nuevo conflicto colectivo por incumplimiento del calendario laboral en Correos, con lo que la empresa pública sigue sumando otros enfrentamientos con su plantilla.

En este caso, los sindicatos reclaman que la distribución de las vacaciones de cada uno de los empleados del operador potal público deberá ser conocido como máximo cada 30 de abril, cosa que no se ha producido en una situación extraordinaria como la actual, según los representantes de los trabajadores.

Las centrales sindicales estiman que «los trabajadores tienen derecho a conocer sus vacaciones, a ordenar su vida laboral con antelación suficiente para hacerlo también con la personal», por lo que han decidido iniciar un conflicto colectivo en Correos.

Con anterioridad, los representantes de la plantilla del operador postal público ya han venido quejándose de la alta incidencia que ha tenido la covid-19 en una plantilla que ha venido desarrollando servicios esenciales en todo el tiempo que ha durado el estado de alarma, con críticas despiadadas a la gestión de Correos, a la que han calificado de «nefasta».

De igual manera, también ha sido objeto de debate la falta de material de protección que, a juicio de las centrales sindicales, ha tenido la plantilla de la empresa pública y que ha ido corrigiéndose con el paso del tiempo.