proyecto GasHighWay

La Unión Europea se ha fijado como objetivo aumentar la cuota de biocarburantes y de combustibles alternativos, entre un 10% y 20%, respectivamente, en el transporte por carretera antes de 2020. Para superar estas barreras se puso en marcha el proyecto GasHighWay con el objetivo de promover la utilización de gases combustibles, como el biometano o el gas natural comprimido, en los vehículos. Para ello, se levantó una amplía red de estaciones de respostaje de estos combustibles, que abarca desde el norte de Europa, Finlandia y Suecia hasta el Sur con Italia.

Después de tres años el proyecto ha llegado a su fin con varios objetivos logrados. Entre ellos, destaca la difusión de unas mejores prácticas y tecnologías disponibles para el consumo de combustibles gaseosos en los vehículos, así como la producción y la mejora del biogas para combustible de los vehículos.

Los combustibles gaseosos, biometano y gas natural comprimido, ofrecen una alternativa ecológica a los tradicionales combustibles. Ambas soluciones reducen en hasta un 25% las las emisiones de dióxido de carbono en comparación con vehículos propulsados por combustibles tradicionales. Cabe destacar, que las emisiones de partículas también disminuyen notablemente con la utilización del biometano o del gas natural.

Objetivos conseguidos

GasHighWay ha conseguido promover un total de 23 estaciones de repostaje de gas. Muchas de estas propuestas se encuentran en la fase de inversión, y si todos los casos se hacen realidad, significaría una inversión de al menos siete millones de euros.

Por otro lado, más de 40 operadores han contado con el apoyo de los vehículos de gas de absorción en su flota. Esto incluye más de 300 autobuses, colectores de eliminación de residuos, camiones y vehículos ligeros. Asismismo, el proyecto ha sido apoyado activamente por más de 20 empresas de producción de biogás.

El proyecto GasHighWay ha producido varias publicaciones para demostrar a los operadores de flotas de empresas y particulares que los vehículos de gas son una alternativa razonable, económica y sostenible. 

Por otro lado, esta iniciativa se puso en contacto con grupos políticos para hacerles partícipes de la necesidad de apostar por nuevas leyes y normas que apoyasen el uso del combustible alternativo. Además, varios eventos se llevaron a cabo para concenciar al mundo de que es necesario el uso de combustibles gaseosos para los vehículos. En total se han organizado 59 eventos, a los que han asistido casi 4.300 participantes.

Las principales conclusiones de estos encuentros, han sido:

• El papel de la legislación y los reglamentos es esencial en la promoción del consumo de combustibles gaseosos.
• Es precisa la comunicación continua con las autoridades para superar los obstáculos que aparecen para la recarga de gas y la producción de biogás.
• El interés por los vehículos de gas está estrechamente relacionado con el precio del diesel y la gasolina. Mientras los precios de los combustibles convencionales aumenten, será mayor el interés de la gente por los combustibles alternativos.
• Con el fin de iniciar un proyecto para mejorar la utilización de biogás como combustible para vehículos, lo ideal es constituir una asociación a lo largo de toda la cadena de valor. Esto redundaría en una estrecha colaboración con el productor de biogás, el operador de la planta de mejoramiento y la estación de recarga de combustible, y por último con los concesionarios de automóviles.