Corredor ferroviario número 8

El Corredor Ferroviario número 8 conecta los principales puertos europeo con Polonia, Lituania y República Checa.

La Comisión Europea ha finalizado su red europea de corredores ferroviarios, desarrollados para lograr un transporte de mercancías competitivo, con el inicio de actividad de los últimos tres corredores ferroviarios este mes de noviembre, de los nueve que la integran en su totalidad.

Por un lado, el Corredor número 8 se ha puesto en marcha este 10 de noviembre, uniendo el Norte de Europa con el Mar Báltico, conectando de este modo puertos tan importantes como los de Rotterdam, Amberes y Hamburgo con el centro de Alemania, Polonia, República Checa y Lituania.

También ha comenzado la actividad en el Corredor Ferroviario 5, que une los mares Báltico y Adriático, conectando el puerto polaco de Gdansk y el italiano de Ravenna, y con ello Polonia, República Checa, Eslovaquia, Austria e Italia.

Por último, también ha sido el 10 de noviembre el día elegido para inaugurar el Corredor Ferroviario 3 entre Escandinavia y el Mediterráneo, conectando Estocolmo, Oslo, Copenhagen, Hamburgo, Innsbruck, y Palermo. 

Se completa la red

Estos tres corredores se unen a los otros seis que comenzaron a operar en noviembre de 2013, completando así una red que «refuerza la competitividad del ferrocarril en Europa», según ha señalado la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, antes de felicitar a todos los gestores de infraestructuras y administraciones «que han hecho posible este logro». 

Para la Comisión Europea, la red «entra ahora en una nueva fase» que requiere desarrollos ambiciosos en términos de calidad de servicio, capacidad y regulaciones, un contexto en el que los procedimientos y normas deben ser armonizados y debe desarrollarse un sistema de transporte centrado en las necesidades del mercado y los consumidores.

Así, los Corredores se establecen como la columna vertebral del transporte ferroviario en la UE, convirtiéndose en una iniciativa clave para lograr un mercado único del ferrocarril, razón por la que buena parte de las subvenciones del mecanismo Conectar Europa van destinadas al impulso de estas infraestructuras.