La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado hoy que convocará a los consejeros de las comunidades autónomas para que presenten sus aportaciones al Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI) que presentará en el Congreso de los diputados este mismo mes de septiembre.  Pastor, que ha participado en el seminario “Las infraestructuras en España: un reto de futuro”, organizado por su departamento dentro del programa de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, cree que la participación de todos los agentes implicados en el PITVI es necesaria porque “es este plan es un elemento vertebrador y cohesionador”.

La ministra ha vuelto a recalcar que el plan supondrá una nueva etapa en los modelos de gestión y financiación, buscará superar la desigualdad territorial que presenta la red de infraestructuras y contará con una inversión pública, estable y consolidada en el tiempo.  Con la participación de las comunidades autónomas, el documento iniciará un periodo de consulta pública “en el que podrán intervenir todos los actores interesados para alcanzar el mayor consenso posible”.

Reflejo de la nueva política económica

Asimismo, ha insistido que el PITVI será el reflejo de la nueva política de planificación de Fomento, porque “en estos momentos necesitamos una planificación coherente con la política económica del país y acompasada con ella”.

En opinión de Pastor, tradicionalmente la Administración española ha optado por el endeudamiento público como principal fuente de financiación de infraestructuras, con su consiguiente repercusión en el déficit del Estado.  En la situación actual, “se deben buscar alternativas que no afecten al equilibrio de las cuentas públicas y que permitan asegurar el mantenimiento de niveles satisfactorios de inversión en las infraestructuras”.

En consecuencia, el ministerio de Fomento pretende abrir la puerta en el nuevo PITVI a nuevos modelos concesionales y apuesta por la incursión del sector empresarial en distintos proyectos de infraestructuras a través de la colaboración público-privada.