El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tenía previsto reunir a la vuelta de las vacaciones, ya en septiembre, a los responsables de Fomento y Transporte de todas las comunidades autónomas en lo que se le ha dado en llamar Conferencia Nacional del Transporte, con el fin de analizar diferentes asuntos relacionados con el sector, tanto en el ámbito de viajeros como de mercancías.

Sin embargo, las rotundas movilizaciones llevadas a cabo por los colectivos de taxistas de todo el país desde la semana pasada, protestas que son la envidia del sector del transporte de mercancías por carretera por su contundencia y muestra de unidad, han obligado a los representantes del Departamento ministerial que dirige Ábalos a adelantar esta cita a esta misma semana.

Esta cita supondrá la primera prueba de fuego para la nueva directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, toda vez que, según se ha publicado recientemente, han sido precisamente las diferencias de su antecesor en el cargo con los nuevos responsables de Fomento en relación con la regulación de las licencias de VTC las que han marcado su cese.

En este sentido, se prevé que la Conferencia Nacional del Transporte se centre en analizar la cesión de las competencias para el otorgamiento de licencias para el transporte de viajeros a las comunidades autónomas o a los ayuntamientos, así como en vigilar que se cumplen los actuales ratios de concesión, dejando de lado otros asuntos de gran importancia para el transporte de mercancías.

Así pues, una vez más, el transporte de mercancías vuelve a quedar relegado a un segundo plano frente a la fuerte movilización del sector del taxi que, por su parte, ha pedido cambios tanto en la Ley de Ordenación de Transportes Terrestres como en el propio ROTT.