Liberalizacion ferroviaria

Informe sobre los incentivos en el sistema de cánones por el uso de las vías ferroviariasse puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, de 16 páginas, 446 Kb).

El Ministerio de Fomento proyecta aplicar un sistema de ‘bonus malus’ en los cánones que Adif cobra por el uso de las vías de tren coincidiendo con la próxima apertura a la competencia del transporte ferroviario de viajeros y el fin del monopolio de Renfe.

Este sistema de premios y bonificaciones a las compañías ferroviarias se determinará en función de la puntualidad, según el proyecto de Orden Ministerial de Fomento sobre la que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha emitido un informe.

En virtud de este sistema, Adif cobraría penalizaciones a la operadora que causara retrasos o perturbaciones en el funcionamiento de la infraestructura ferroviaria y compensaciones a las que las sufran.

Así, según el proyecto de Fomento, se definirán unos umbrales de puntualidad y se calcularán los retrasos computables. La penalización o la compensación se obtendrá de multiplicar los retrasos por un valor unitario que se definirá previamente.

Tanto los ‘bonus’ como los ‘malus’ tendrán un límite. Uno de ellos será de carácter general y limitará los incentivos totales al 1,5% del total recaudado por canon. El otro, individual, establece que un operador no podrá pagar penalizaciones superiores al 10% de todo lo abonado por canon en un año. En este caso el límite será mayor para los trenes de viajeros.

En su informe, la CNMC considera que este sistema de incentivos en el precio de los canones que las compañías ferroviarias deben pagar a Adif por usar las vías de tren «adquiere una dimensión relevante en el actual contexto de liberalización del transporte de viajeros en tren». «Un buen diseño del sistema permitirá una mayor competencia y dinamismo del mercado, o al contrario, un mal diseño, puede desincentivar la entrada de nuevos operadores», señala.

De aplicación cuando se abra el mercado

Así, el organismo que preside José María Marín Quemada llama a Fomento a «aprovechar esta oportunidad para configurar un sistema que elimine las perturbaciones y favorezca la competencia en el mercado» y recomienda a Fomento implantarlo coincidiendo con la apertura del transporte de viajeros en tren, que el Ministerio calcula para el segundo semestre de 2015.

El diseño de este sistema de incentivos en el ‘peaje’ de las vías del tren por parte de Fomento transciende después de que algunas compañías interesadas en entrar a competir con Renfe en transporte de viajeros en tren hayan demandado una mayor flexibilización de estas tasas.

En su informe sobre el proyecto de Orden Ministerial de principios de aplicación de incentivos en el sistema de cánones por utilización de infraestructuras ferroviarias, que Fomento le remitió el pasado mes de octubre, la CNMC realiza varias observaciones y reivindica un mayor papel en materia de cánones ferrroviarios en general y en el proceso de definición de los incentivos y penalizaciones.

Objecciones de la CNMC

En concreto, Competencia señala que, a la hora de negociar los criterios, este organismo «debería tener más participación en el proceso», ya que podría haber problemas «desde el punto de vista de la competencia».

Además, considera que la ausencia de información verificable más allá de la que pueda ofrecer el operador incumbente, Renfe-Operadora, supone otro problema. Por ello, para favorecer un sistema de incentivos que promueva una gestión eficiente, la CNMC recomienda que «se refuerce el papel del organismo regulador».

En cuanto a los límites en el sistema de penalizaciones, la CNMC considera que podrían ser «insuficientes» e implicarían «una asimetría a favor de Renfe».

El sistema establece dos posibles fórmulas. Un límite general, que acota la cantidad máxima de recursos total afectada por el sistema de incentivos al 1,5% de la cantidad recaudada en concepto de cánones ferroviarios por utilización de infraestructuras.

Y un segundo límite, de carácter individual, del 10% de lo abonado en materia de cánones por utilización de infraestructura en ese mismo año para cada agente del mercado. En el caso de Renfe-Operadora siempre operaría para el límite global, es decir, 1,5%, «mucho menor que el límite aplicable al resto de operadores del mercado, que es del 10%».

Por último, la CNMC advierte de que la duración excesiva de los plazos y la falta de precisión sobre la fecha de implantación definitiva, «introducen elementos de inseguridad que afectarán especialmente a los potenciales nuevos entrantes».