Autopista de peaje R5 en Madrid

Autopista radial de peaje R-5 en Madrid.

El Ministerio de Fomento ha presentado este viernes 17 de octubre una propuesta de convenio de acreedores para las autopistas radiales de Madrid R-3 y R-5, ante el Juzgado de lo Mercantil número 6, con lo que se ha dado el primer paso para rescatar las nueve autopistas actualmente en quiebra.

El convenio de acreedores recoge el principio de acuerdo que alcanzó el pasado mes de marzo con los bancos acreedores de las vías para acometer dicha refinanciación, por lo que continúa el plan de rescate planteado, que pasa por integrarlas en una empresa pública tras refinanciar la deuda de 3.400 millones de euros que tienen con medio centenar de bancos.

Así, contempla aplicar una quita del 50% del pasivo y convertir el resto en un bono a 30 años, pero la rentabilidad de estos títulos será superior a la del 1% inicialmente prevista, que los bancos consideraron «una segunda quita». 

Fomento ha presentado ante el juez la propuesta de convenio a las 14.50 horas, diez minutos antes de que concluyera el plazo de prórroga establecido por ley y después de que durante toda la jornada de ayer jueves mantuviera la postura de no presentarlo.

Con este plan, el Ejecutivo evita que la sociedad concesionaria de estas dos autopistas entre en liquidación y cabe recordar que, en un supuesto de liquidación de una concesión, Fomento está obligado a cumplir con su responsabilidad patrimonial, que en caso de estas nueve autopistas podría suponer un coste para las arcas públicas de unos 4.000 millones de euros.

Un mes de plazo

Con el concurso presentado este viernes, Fomento gana un mes más de plazo para cerrar definitivamente el acuerdo con los bancos sobre este plan de pago de deuda, el mes que el Juzgado dará a partir de ahora para que los acreedores se sumen al convenio.

Además, gracias a la reforma de la Ley Concursal que el Gobierno aprobó a comienzos del pasado mes de septiembre, este convenio que Fomento ha presentado para estas dos autopistas radiales será extensible al resto de las vías en problemas, dando así el primer paso para rescatarlas en la nueva empresa nacional de autopistas.

El segundo paso sería la acumulación de los procesos de concursos de acreedores en que actualmente están inmersas las nueve autopistas en problemas y aglutinarlo en uno solo.

Por otro lado, también está pendiente la aprobación en Consejo de Ministros de un Real Decreto Ley que de cobertura legal a la sociedad pública dependiente del Ministerio que se quedará con las autopistas.

Reunión con los bancos extranjeros

Pero la principal cuestión a acometer por Fomento es ahora cerrar definitivamente el acuerdo de refinanciación con los bancos, fundamentalmente con los extranjeros, reticentes al plan de rescate y titulares de alrededor de un tercio de las autopistas. Para ello, el Ministerio se reunirá con representantes de la banca extranjera acreedora en los próximos días.

Además de las radiales R-3 y R-5 de Madrid, el resto de autopistas en problemas son las otras dos radiales de la capital (R-2 y la R-4), la autopista Ocaña-La Roda, la Madrid-Toledo, la Cartagena-Vera, la que une Madrid con el aeropuerto de Barajas y la Circunvalación de Alicante.

Cabe recordar que la autopista que une Alicante con Cartagena ha quedado recientemente fuera de este lote, logrando un acuerdo de refinanciación de su deuda de 240 millones con una quita del 30%, porcentaje inferior a la del 50% que Fomento prevé para el resto de vías en quiebra.