La entrada de capital privado en AENA se producirá el próximo año 2013, según ha informado la ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su intervención en el desayuno informativo organizado por la Cámara de Comercio de EE.UU. en España este martes. A pesar de avanzar la fecha, Pastor no ha dado más datos concretos de la operación que «se está diseñando en este momento, porque antes de que entre el capital privado es necesario sanear las cuentas de Aena«, ha asegurado.

No obstante, lo que sí ha dejado claro es que la entrada de la iniciativa privada será para el conjunto de la red de aeropuertos de Aena y no por aeródromos concretos. De esta forma, la ministra rechaza completamente repetir el modelo que se encontró a su llegada al ministerio elaborado por el equipo de José Blanco y que preveía la privatización de la gestión de los «aeropuertos singulares«, principalmente Barajas y El Prat.

Un plan inaceptable

Como se recordará este modelo fue cancelado a las pocas semanas de acceder al cargo porque, según ha asegurado Pastor este martes, «era inaceptable enajenar los dos principales aeropuertos de la red y quedarnos, encima, con la deuda«.

La máxima responsable de Fomento ha vuelto ha referirse a la deuda de 14.000 millones de euros que ha heredado en Aena que es una «losa”, pero ha puesto en valor el cambio de gestión que se está aplicando en la compañía y los planes de optimización y ahorro que se están aplicando en la red de aeropuertos, «porque no tiene sentido tener abierto 24 horas un aeropuerto que recibe un vuelo al día«. Así, ha cuantificado en 70 millones de euros el ahorro acumulado hasta ahora con los planes de eficiencia y «se llegará hasta los 100 millones a final de año«.

Cuestionado por los asistentes sobre los planes para las autopistas deficitaria, Pastor ha desmentido los informaciones surgidas sobre su posible nacionalización porque esa opción «no está sobre la mesa, ni del Gobierno ni del ministerio de Fomento«. En este asunto, la ministra se ha limitado a señalar que mediante enmiendas se ha consolidado un presupuesto para «ayudar a las empresas concesionarias«.

Diálogo con la carretera

Por lo que se refiere a la carretera y, concretamente a las reivindicaciones del CNTC, la titular de Fomento se ha limitado a señalar que hay un diálogo «continuo» con el Comité y para ello se han creado «los cuatro grupos técnicos para analizar los temas que preocupan al sector de la carretera». Asimismo, una vez más ha destacado que a diferencia de otros países europeos, «España no ha tomado la medida de euroviñeta porque somos conscientes de difícil situación por el que atraviesa el sector«.

Pastor-Cámara-EEUU-en-España.

Liberalización ferroviaria

Pastor se ha detenido especialmente en la liberalización del transporte ferroviario, prevista para el próximo 31 de julio de 2013, y aunque no ha aportado ningún dato nuevo respecto a lo que ya se conoce sí se ha mostrado más contundente al afirmar que «la liberalización es la única garantía de garantizar la estabilidad del empleo en el sector«, en clara referencia a los sindicatos.

En su opinión, es insostenible un modelo como el actual con un pasivo de 20.000 millones de euros porque es «completamente inasumible e ineficiente«. Pastor ha puesto como ejemplo que solo «el 4% del transporte de mercancías por ferrocarril -el más bajo de Europa- tiene un déficit de 90 millones de euros», de ahí que la liberalización del sector «sea tan importante«.

En su intervención, la ministra también ha apostado por la colaboración público-privada que se recoge en el Pitvi y cree que «esta colaboración es fundamental para el desarrollo de las infraestructuras y en su mantenimiento» sin embargo, entiende que la CPP tiene que proponerse en proyectos que tengan «retorno para la iniciativa privada, como es el corredor Mediterráneo«.

De firmar protocolos a firmar facturas

Pastor entiende que no se pueden repetir los errores pasados y «gastar lo que no se tiene«. Así, cree inasumible haber estado 7 años sin pagar las expropiaciones de las autopistas radiales  «y que ahora haya que destinar 600 millones de euros en el presupuesto para ello«, un dinero, ha apuntado, «que se tiene que quitar de la inversión en carreteras nuevas«.

Además, Pastor también ha reconocido que su ministerio tiene que hacer frente a facturas impagadas por valor de 3.000 millones de euros, de ahí que, con tono irónico, ha dejado claro que su objetivo es pasar de la «firma del protocolo a la firma de la factura pagada«.

Por último, la ministra ha animado a las empresas españolas y de EE.UU. a fomentar la colaboración mutua y ha invertir en ambos mercados en infraestructuras y transportes y ha recordado que EE.UU. es «nuestro principal socio comercial después de la Unión Europea y ocupa el quinto puesto como proveedor de España».