En plena crisis sanitaria, los movimientos de graneles líquidos se han convertido en un salvavidas para los tráficos de mercancías del puerto de Almería.

Así pues, entre enero y septiembre pasados, los dos puertos que gestiona la Autoridad Portuaria de Almería han movido más de 50.000 toneladas de graneles líquidos en servicios de exportación, volumen que supone un 157,1% más que en el mismo periodo del año 2019.

En paralelo, las importaciones de este mismo tipo de mercancías suman casi 26.400 toneladas en los nueve primeros meses de 2019, lo que implica un ascenso anual de un 227,2%.

Ambos incrementos tienen su razón de ser en los tráficos de aceites registrados en el puerto de Carboneras.

El total de las exportaciones realizadas desde los puertos de Almería y Carboneras en los nueve primeros meses del año asciende a 2,2 millones de toneladas, una cifra un 3,2% superior a la del año pasado.

El volumen más importante de este segmento corresponde a los graneles sólidos, con 1,8 millones de toneladas, un 2,2% menos que en 2019, mientras que los envíos exteriores de mercancía general han alcanzado las 308.000 toneladas, casi un 35% más que hace un año.

Por otra parte, las mercancías de importación desembarcadas en los dos enclaves de la demarcación andaluza  hasta septiembre suman 440.525 toneladas, un 69,7% anual menos, evolución que se debe exclusivamente a la caída en la importación de graneles sólidos, especialmente carbón, que se ha reducido un 88,8%.

Por el contrario, la importación de mercancía general se ha elevado un 17,3% anual, con más de 278.700 toneladas acumuladas en el período.